CONJUNTO FOLKLÓRICO NACIONAL « SAMA »

SRI LANKA

El conjunto folklórico nacional «Sam» nos llega de una de las islas más misteriosas de la Tierra. Un país muy curioso que es a la vez un punto de convergencia de todas las religiones del mundo, un lugar de riquezas inéditas donde las piedras preciosas se extraen a montones, un país donde se encuentran todos los hechizos y cuyos espectáculos mezclan todo el tiempo lo misterioso y lo sagrado. Un poeta inglés escribió: «Sri Lanka es la isla después del paraíso».

La leyenda dice que Adán y Eva, expulsados del Edén encontraron ahí su primer refugio. Se dice también que Simbad el marino hizo una escala ahí.  Sus habitantes están convencidos de que un buda de quince metros de largo acostado en la piedra, y vigilado por su servidor de ocho metros de alto, es la única y verdadera representación del profeta vivo. La diosa Shiva hubiera hecho ahí en esta isla su nido. Y los griegos de la Antigüedad creyeron encontrar ahí un remanso divino. En cuanto a Marco Polo, habría oído «murmullar las fuentes del paraíso».

saber más

El conjunto folklórico nacional «Sama» no se escapa de estas realidades misteriosas. Sus bailarines llevan cinturones de plata, campanitas y atributos de todo tipo que hacen que se parezcan a dioses vivos. Las bailarinas están llenas de joyas de la cabeza a los pies.

Los bailarines son espectaculares casi pareciéndose a una pantomima de la Edad Media. Unos devoran el fuego, otros caminan por las brasas, y otros hacen girar platos de porcelana fina en lo alto de bambúes interminables con velocidades diabólicas. Estas danzas tienen un carácter místico al ser también coloridas y poéticas en su sinceridad. Los trajes son de algodón blanco y siempre adornados con piedras.

El espectáculo se impregna de inciensos y de olores de especies que suben hacia los dioses o caminan a lo largo de los campos de té y por las bajadas embarradas de campos de arroz.

Mientras tanto, los pescadores, a lo largo de las hermosas playas bordeadas por los cocoteros, lanzan sus «Katus – Maram», en vínculo con el mar en cingalés. Por el océano Índico donde sus velas triangulares amarradas en los cascos, finos como láminas, cantan la aventura y rompen el azul de las olas.

Y cuando los tambores empiecen a sonar, este paseo entre mar y cocoteros, entre arrozales y campos de té, entre especies e inciensos, será cuando el sueño se hará realidad.

El conjunto folklórico nacional «Sama» ha mostrado este misterio en todos los continentes.

Ahora nos toca descubrirlo.