CONJUNTO FOLKORICO “RAHITI RAU” DE TAHITI

POLINESIA FRANCESA

El espectáculo del Conjunto Folklorico “Rahiti Rau” es un momento raro. Canta las leyendas y el pasado de un país y de un pueblo que se buscan en las historias de sus antepasados. Este ballet va a permitir al público visualizar imágenes de una memoria colectiva.

 

Antaño, antes de la llegada de los europeos, el sistema de las castas encerraba al pueblo polinesio para permitir a los reyes y a las reinas dirigir mejor los clanes que dominaban. Mientras los soberanos, los « Arii », se beneficiaban de una multitud de privilegios vinculados con su sangre, el pueblo humilde, el « Manahune », no podía más que someterse a las coacciones de las temporadas de la agricultura, de la pesca y de la guerra.

Sin embargo, conscientes de la fragilidad de su superioridad, los « Arii » aprovechaban la temporada de abundancia para suspender los « tabú » para continuar manteniendo el fervor de su pueblo. Así es como, obtenían su devoción. Esa palabra transformada o utilizada bajo la forma tabú en los idiomas occidentales, guardó en Polinesia todo su peso oculto y amenazador.

La tradición mandaba en esa ocasión organizar grandes fiestas, a lo largo de las que cada súbdito podía disfrutar de lo que no le estaba permitido. Pero esta corta temporada necesitaba una larga y minuciosa preparación. Señales tales como el arco iris, la bóveda celeste en movimiento, un alba tornasolada, significaban que había llegado el momento de liberarse del «tabú». El sacerdote mayor designaba entonces el tambor sagrado, «Pahu Nui», y anunciaba la suspensión de las interdicciones. Hoy día, esas ceremonias no son de actualidad, pero los « tabu » permanecieron intactos. Es sin la autorización de los soberanos de la danza que la juventud, jactándose de su orgullo, de su belleza y de su insolencia, se niega a someterse invocando a su vez al dios de su creencia.

De los centenares de islas que forman la Polinesia francesa llega siempre un perfume de felicidad y la llamada de los mares del sur. El trueno de los tambores, los « To’ere », estalla por la noche como un chubasco sonoro que crepita hasta el fondo del pecho. Y para en seco, dejando de repente el lugar en un silencio penetrante. Luego la voz de los tambores estremece de nuevo los « banyans ». Entonces suena el « pu », enorme caracola marina, y los bailarines se hacen a la vez aéreos o voluptuosos. En el martilleo de los « pahu », cantan canciones antiguas, batiendo el suelo con sus pies. Y frente a los vientos, a los nubarrones, al océano inmenso, a los dioses, es como afirman la frágil existencia de los humanos…

Cóctel de Tahitianas con pelo color de azabache, « more » resplandeciente ondulando con frenesí, « tanés » con cuerpos esculpidos, melodías suaves, leves o graves, apoyadas por una orquesta y un coro en perfecta harmonía, miren, escuchen, es el Conjunto Folklorico “Rahiti Rau”.

Y cuando el sol se hunde en el océano, el oro del anochecer prolonga sus últimos rayos.