COMPAÑÍA DE DANZAS « MATOLA »

MOZAMBIQUE

El océano Índico bordea Mozambique y le ofrece largas playas de arena blanca, sombreadas y misteriosas. Aquí, en los paisajes increíbles, la aventura está por todas partes porque el país es desconocido.  En 1992, este enclave de habla portuguesa, al sudeste del continente africano, que fue una antigua colonia de Portugal, salió de una guerra civil de más de dieciséis años. Las llagas aún están vivas en una población que se reconcilia poco a poco con sus raíces y en  una cultura forjada en un lugar estratégico de esta parte de África.

Mozambique está en el cruce de las civilizaciones bantúes, árabes, indias y europeas. Nace de las artes y tradiciones populares originales que invitan al sueño y al viaje por las pistas africanas. El folklore de este país es como sus paisajes variados: tierra roja, bush, chozas, pueblos tradicionales y mercados coloreados.

saber más

La compañía de danzas « Matola » que depende de la ciudad de la cual lleva el nombre, cuenta esta historia y estas tradiciones. La danza y la música están omnipresentes y forman parte integrante de la vida cotidiana. Durante mucho tiempo, las artes populares sirvieron para denunciar el colonialismo, las coreografías se burlaban de la época de los comportamientos de los blancos portugueses o de la cercana África del Sur. Se encontrarán en el repertorio del elenco, bailes famosos como « el mapico », la danza tradicional de los makondes, que es un rito de iniciación. El bailarín lleva la máscara del « mapico » (el lipico), que se oculta a las mujeres hasta el día de la ceremonia, en la que entra en trance al ritmo de los tambores rada. Aquí todo está mezclado entre la creencia en los dioses misteriosos y la vida cotidiana.

En Mozambique, la música está por todas partes y en todas las edades de la vida, acompañando al niño que lleva la madre en su espalda o a los muertos durante los funerales. Es tradicionalmente una manera de expresar los sentimientos o de acompañar los grandes eventos, y se mezcla con las danzas y  los cantos. La compañía de danzas « Matola » actúa con una orquesta conocida compuesta de instrumentos tradicionales de viento (como el « chigovia », fabricado a partir de un fruto redondo o el « mpundu » una trompeta hecha a partir de un cuerno de antílope), instrumentos de cuerdas (el « bendi » compuesto de un tambor de madera hueco cubierto con piel de animal, o el « chipendane » compuesto de un arco y un alambre), de traqueteos a menudo  hechos de juncos y xilófonos compuestos de dos troncos de madera sobre los cuales se colocan láminas de madera Se baila a menudo en los pueblos la « marrabenta », una música y una danza repetitivas con mucho ritmo y propicias al movimiento.

El poeta Jorge REBELON decía de su país que « un suave presagio de misterio alcanzó lentamente las cosas y los seres... »

Es de esta tierra ocre y fértil que contrasta con el azul translúcido del océano Índico y el verde inmaculado de la sabana, donde las danzas guerreras, las máscaras ancestrales y los rituales de fecundidad de la Compañía de danzas « Matola » cuentan la historia apasionada, a menudo trágica, de un pueblo todavía impregnado por los misterios de su origen.